La lamentable historia de la espectadora de un torneo de golf que fue impactada por una pelota

La vida no para de sorprender y de dar giros inesperados que ni el más perverso y creativo guionista logra crear, por ello en ningún momento de nuestras vidas podemos asegurar plenamente que estamos completamente protegidos de cualquier tipo de eventualidad que se pueda presentar y este enunciado ha quedado plenamente demostrado con lo sucedido durante el importante torneo de golf la prestigiosa Copa Ryder, donde una corriente espectadora de dicho certamen fue víctima de uno de los sucesos más tristes e inesperados de la historia del certamen.

Cuando el campeón del US Open, Brooks Koepka, se dispuso el viernes durante el hoyo número seis a realizar su golpe nunca pensó que dicho tiro malograría la vida de una fanática francesa del golf. Dicho tiro fue errático y termino dirigiéndose hacia los espectadores donde impacto rotundamente en la cara de Corine R., específicamente en su globo ocular derecho.

Para Corine todo sucedió en un parpadeo, durante un segundo se encontraba disfrutando de la copa y al segundo siguiente yacía en el suelo con la cara cubierta de sangre y un profuso e inaguantable dolor en el globo ocular derecho. Aunque la actuación de los equipos médicos y de primeros auxilios de la copa fue inmediata y sin contratiempos, esto no logro paliar las consecuencias que se producen por el poderoso y fuerte impacto de una pelota de golf directo a la vulnerable estructura de un ojo humano. El inexorable diagnostico profesional realizado por los especialistas fue un segundo impacto contundente para Corine: La pérdida total de la visión del ojo derecho.

Ahora bien, Corine no pretende victimizarse y generar dramas a partir de este accidente, todo lo contrario, la amante francesa del golf ha decidido generar conciencia a partir de este lamentable hecho que además de la destrucción ocular completa también le provoco fractura de la cavidad orbitaria. El gran disgusto que posee la espectadora herida está relacionado con la falta de preocupación e interés por parte de la gerencia y voceros de la Copa Ryder quienes se han mostrado completamente indiferentes con respecto a este hecho en lo que respecta a los gastos médicos y a la información brindada por el certamen.

La fanática afligida del golf está dispuesta a denunciar y demandar a la Copa Ryder por el penoso acontecimiento, siendo esto muy apropiado según la secretaria de Pintores, quien argumenta que ella también hubiera realizado una demanda legal a los realizadores del torneo puesto que dicha gerencia no se ocupó de brindar las medidas de seguridad necesarias para la ocasión.

Por otro lado, muchos espectadores quienes presenciaron este hecho que afecto la visión de Corine acusan al juez de la prueba del sexto hoyo quien no alerto al público de manera oportuna al momento de percibir que el desviado golpe si dirigía hacia el lugar donde se ubicaban los espectadores. Finalmente, la victima de esta lamentable historia tiene el deseo de que dicho hecho se convierta en un ejemplo que contribuya a mejorar las medidas de seguridad en los campos y competencias de golf.